Inicio > Consejos > Combatir la halitosis

Combatir la halitosis

18/06/2010

En el caso de la halitosis genuina patológica oral, deben corregirse todas las patologías orales presentes: caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones sobrecontorneadas, gingivitis (limpieza y pulido dental profesional) y periodontitis mediante raspado y alisado radicular.

Halitosis es el término general que se utiliza para describir un aliento desagradable que se emite por la boca, independientemente de que el olor desagradable provenga de fuentes orales o no orales.

La sociedad de hoy exige que la imagen de la persona sea lo más agradable posible, no solo para las relaciones amistosas, sino también para las relaciones sociales y laborales. El mal aliento o halitosis puede arruinar una comunicación social de cualquier índole.

Se denomina halitosis oral si las sustancias de olor desagradable provienen de fuentes orales; es la más frecuente en el individuo sano (aproximadamente el 90% de los casos). Las sustancias de olor desagradable también pueden provenir de fuentes no orales tales como las vías respiratorias o digestivas.


 

¿Por qué se produce la Halitosis oral?

La mayor parte de las halitosis tienen su origen en factores locales bucales, por la emisión de compuestos volátiles sulfurosos (CVS) provenientes de las bacterias, responsables del mal olor. También influyen factores como la disminución del flujo salival o la impactación de alimentos entre los dientes y la dieta. Los cambios alcalinos en su pH salival y la reducción de la concentración de oxígeno dan lugar a la emisión de CVS responsables del mal aliento. De igual manera ocurre durante el sueño, cuando el flujo de las glándulas salivales es mínimo y esto favorece el estancamiento y la puesta en marcha de los mecanismos de putrefacción.

 

Protocolos de tratamiento

El tratamiento de la halitosis oral irá dirigido a controlar o disminuir el número de bacterias productoras del mal olor, presentes en el dorso posterior de la lengua y en el surco o bolsa periodontal y, a su vez, a disminuir la volatilización de los productos malolientes por medio de agentes precipitantes. Entre los agentes que han demostrado eficacia clínica se encuentran el cloruro de cetilpiridinio, zinc y colutorios que combinan diferentes agentes a los anteriores. 

En el caso de la halitosis genuina fisiológica, el tratamiento incluirá la realización de una limpieza y pulido profesional: instrucciones de higiene oral, incluyendo instrucciones de cepillado, limpieza interdental con seda dental o cepillos interproximales, según las necesidades individuales, y limpieza lingual suave dos veces al día (mañana y noche) alcanzando la zona posterior de la lengua.

Por último, el uso de un colutorio específico, en forma de gargantismo (para alcanzar la parte posterior del dorso lingual), dos veces al día (mañana y noche).

SOBRE ESTE BLOG

El Blog de la Salud Bucal ofrece contenidos sobre salud bucal, sobre situaciones del día a día y soluciones adaptadas a cada necesidad bucodental. Contamos con la experiencia de DENTAID, compañía pionera en investigación, desarrollo y comercialización de productos especializados en salud bucal a nivel internacional.