Inicio > Prevención > Influencia de la periodontitis en la patología cardiovascular

Influencia de la periodontitis en la patología cardiovascular

21/01/2015

Las principales enfermedades cardiovasculares (ECV) son la enfermedad coronaria (de los vasos sanguíneos que irrigan el miocardio) y las enfermedades cerebrovasculares (de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro). Con 7,25 millones de muertes anuales (que representan el 12,8% del total) causadas por la enfermedad coronaria y 6,15 millones de muertes (10,8%) debidas a la enfermedad cerebrovascular, estas son la primera y segunda causa de muerte cada año. Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,6 millones de personas por las ECV, sobre todo por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

¿Por qué se producen estas enfermedades?

Estas enfermedades ocurren en el corazón y/o a nivel del tejido de arterias y venas, produciendo fenómenos agudos causados por obstrucciones que impiden que la sangre fluya del corazón al cerebro. La causa más frecuente es la formación de depósitos de grasa en las paredes de los vasos sanguíneos, llamados placas de ateroma. Existen factores de riesgo para que se produzcan las placas de ateroma, como son el tabaquismo, la hipertensión arterial, la dislipemia, la diabetes, una dieta inadecuada o la falta de ejercicio.

La placa de ateroma es susceptible a desgarrarse del vaso y producir la liberación de un trombo, que puede obstruir vasos de menor tamaño, cuyas consecuencias pueden ser la muerte o el infarto del tejido que irrigaba el vaso taponado.

¿Qué relación tienen con las enfermedades periodontales?

En el inicio de la placa de ateroma intervienen procesos inflamatorios, incluyendo los factores inflamatorios periodontales. Esta relación se ha demostrado en numerosos estudios.

La periodontitis conduce la entrada de bacterias al torrente sanguíneo; las bacterias activan la respuesta inflamatoria del huésped por varios mecanismos. Esta respuesta del huésped es inmune y provocada, y favorece la formación de ateromas, su maduración y exacerbación.

Se ha demostrado la presencia de bacterias procedentes de la cavidad oral en las placas de ateroma. Estas bacterias, junto con los mediadores de la inflamación que liberan, pueden traer consigo el desgarre de la placa de ateroma del vaso y, con ello, el posible taponamiento de arterias o venas, así como la aparición de lesiones cerebrovasculares.

Hay evidencias de que al realizar el tratamiento periodontal se reduce la inflamación sistémica y disminuyen los valores de la proteína C reactiva (marcador de riesgo de las ECV que puede contribuir a procesos inflamatorios en las arterias coronarias), y, como consecuencia, mejora la función endotelial y aumenta el diámetro de la arteria humeral


¿Cómo afecta el tratamiento periodontal a las ECV?

Al hacer un tratamiento periodontal se reducen los niveles sistémicos de los mediadores inflamatorios. Para que esto se llegue a producir es necesario que el tratamiento periodontal sea efectivo –que se produzca disminución del tamaño de la bolsa y del sangrado gingival–. Así, tras un tratamiento intensivo, a las 24 horas se produce un empeoramiento de la función endotelial y de los marcadores de la inflamación debido a la diseminación que se genera en el momento del tratamiento y que se ve interrumpida a partir del segundo día y va mejorando con el tiempo. Hay evidencias de que al realizar el tratamiento periodontal se reduce la inflamación sistémica y disminuyen los valores de la proteína C reactiva (marcador de riesgo de las ECV y que puede contribuir a procesos inflamatorios en las arterias coronarias) y, como consecuencia, mejora la función endotelial y aumenta el diámetro de la arteria humeral.

En pacientes anticoagulados, ¿es seguro realizar el tratamiento periodontal sin suspender la medicación?

La pauta clásica de actuación en un paciente con medicación anticoagulante o antiagregante era suspender el tratamiento antes de la realización de tratamientos periodontales invasivos. Actualmente, es posible realizar muchos tratamientos sin retirar la medicación. El riesgo de sufrir un fenómeno tromboembólico es mayor que el de hemorragia, por lo que, en la mayoría de los casos, es preferible no interrumpir el tratamiento. Por ello, es necesaria la colaboración del dentista con el cardiólogo, para valorar el estado del paciente antes de realizar cualquier tratamiento invasivo y, de esta manera, ver en qué casos es necesario retirar el tratamiento anticoagulante o antiagregante, que se tratará de casos muy puntuales.

En pacientes con cardiopatías que vayan a recibir tratamiento periodontal, ¿es recomendable la profilaxis con antibióticos?

En determinados casos se recomienda la toma de antibióticos antes de recibir un tratamiento dental en pacientes con problemas cardiovasculares a modo preventivo. Sin embargo, este uso es muy limitado, ya que no existe evidencia suficiente que apoye estos datos. Por tanto, solo se indicarán en pacientes portadores de prótesis vasculares y que vayan a recibir los tratamientos odontológicos de más riesgo. Estos pacientes deben seguir unas correctas normas de higiene bucal, previamente instruidos por su odontólogo, y llevar un control y una prevención periódicos mediante visitas regulares al dentista. 

SOBRE ESTE BLOG

El Blog de la Salud Bucal ofrece contenidos sobre salud bucal, sobre situaciones del día a día y soluciones adaptadas a cada necesidad bucodental. Contamos con la experiencia de DENTAID, compañía pionera en investigación, desarrollo y comercialización de productos especializados en salud bucal a nivel internacional.