Inicio > Prevención > Pautas alimentarias para una buena salud bucal

Pautas alimentarias para una buena salud bucal

21/01/2011

Siempre debemos mantener una dieta equilibrada para mantener nuestra salud en un buen estado general y, en el caso de la salud bucal, no hay excepciones. No obstante, queremos fijarnos en aquellas situaciones que requieren una dieta específica, como es el caso de las personas portadoras de ortodoncia, con encías delicadas, o en casos de cirugía maxilofacial.

 

Personas con ortodoncia

Las encías tienen un papel fundamental, ya que contribuyen a fijar los dientes al hueso. Uno de los principales problemas que pueden presentar son las infecciones provocadas por bacterias de la boca y la acumulación de placa. La suma de factores puede acabar originando la inflamación de las encías, con mayor riesgo de herida y sangrado.

Para los portadores de ortodoncia, existen una serie de alimentos prohibidos, como aquellos que requieren un esfuerzo en la masticación.
 

  • Alimentos duros que puedan erosionar las encías débiles: corteza de pan, frutos secos, etc. El pan deberemos sustituirlo por opciones más blandas como el de molde y los frutos secos triturarlos y añadirlos a los platos.

  • Las bebidas y alimentos ácidos pueden ser dolorosos si las encías tienen heridas. En los momentos más complicados, evitaremos el vinagre o el zumo y las frutas ácidas.

  • Al igual que los ácidos, los alimentos muy calientes también pueden perjudicar la mucosa de la boca. En situaciones debilitadas habrá que tenerlo en cuenta.

  • En algunas ocasiones puede llegar a ser necesaria una dieta líquida, facilitando la ingesta con una caña.

 

Tras la cirugía

Ante una intervención de la zona maxilar, lo más habitual es que el paciente sienta dolor y molestias que le dificulten alimentarse del mismo modo que antes de la operación. No obstante, se trata de una circunstancia pasajera hasta que la cicatriz se vaya cerrando.

Empezaremos con una dieta líquida. Para tomar los alimentos podemos ayudarnos con una cañita y así evitaremos un mayor contacto de los alimentos con las heridas y cicatrices.

Los alimentos y bebidas serán:

  • Agua (sin gas) e infusiones.

  • Zumo de frutas.

  • Leche, yogur bebido y bebidas lácteas fermentadas; bebida de soja.

  • Caldos vegetales, de carne o de pescado.

  • Preparados líquidos que contienen los nutrientes necesarios.

 

Además, debemos tener en cuenta recomendaciones generales como:

  • Repartir la ingesta del día en, por lo menos, cinco comidas.

  • Los alimentos no deben estar demasiado calientes.

  • Si se dan molestias como la sequedad de boca, se pueden usar geles para mejorarlo.

  • La higiene siempre es muy importante y más en esta situación, ya que debemos evitar cualquier tipo de infección para que la cicatriz cure lo antes posible, por lo que después de cada comida será necesaria una buena higiene bucodental, que conseguiremos con el cepillado de los dientes, si no hay contraindicaciones para ello, y haciendo enjuagues.

  • Poco a poco iremos introduciendo los alimentos habituales de una dieta variada y equilibrada, de manera que la alimentación se vaya normalizando.

 

Información extraída de www.higienistasvitis.com

SOBRE ESTE BLOG

El Blog de la Salud Bucal ofrece contenidos sobre salud bucal, sobre situaciones del día a día y soluciones adaptadas a cada necesidad bucodental. Contamos con la experiencia de DENTAID, compañía pionera en investigación, desarrollo y comercialización de productos especializados en salud bucal a nivel internacional.