Inicio > Curiosidades > Aftas, las úlceras bucales

Aftas, las úlceras bucales

30/05/2012

Un afta es una pequeña úlcera que aparece en la boca de forma inesperada, muy dolorosa, de color blanco o amarillo, y rodeada por un halo rojo y brillante. A diferencia de lo que pueda parecer a simple vista, las aftas no son lo mismo que los herpes labiales.

Normalmente, las aftas se localizan en la lengua, el paladar, las encías, los labios y las mejillas. Generalmente, suelen curarse por sí solas en una semana, pero durante ese tiempo pueden llegar a ser muy dolorosas e interferir en la alimentación y el habla.

Las aftas se pueden llegar a presentar hasta en el 50% de la población general. Además, junto con las caries, se consideran la alteración bucal más frecuente. 

 

Clasificación

Según los términos médicos, se establecen tres tipos de aftas, dependiendo de su forma, tamaño y gravedad:

  • Las aftas menores representan el 80% de los casos. Este tipo de úlceras bucales suele aparecer entre los 10 y los 19 años, y duran alrededor de 7 o 10 días. Se localizan en la región bucal anterior, incluida la lengua, y su tamaño es menor a 10 mm.

  • Las aftas mayores se dan entre un 10% y un 12% de los casos, y también entre los 10 y 19 años, como el tipo anterior. Su tamaño es mayor a 10 mm, son más profundas y dolorosas. La duración de estas aftas es de alrededor de unos 20 días y suelen reaparecer cada mes o cada dos meses. Se localizan en la región bucal anterior, en la faringe y en el paladar.

  • Las aftas herpetiformes suponen alrededor del 10% de los casos. Las edades en las que se dan con más frecuencia se sitúan entre los 20 y los 29 años, dándose en su mayoría entre los hombres. Aparecen en cualquier parte de la boca y solo el 30% de los casos se curan sin dejar cicatriz, tras los 7 o 10 días de duración.


Causas y sintomatología

A pesar de que, en algunos casos, no se puede llegar a determinar la causa de la aparición de un afta, las causas más comunes son: el estrés emocional, la falta de ciertas vitaminas y minerales a causa de una mala alimentación, la menstruación, cambios hormonales y alergias a determinados alimentos, o su aparición por causas hereditarias. Aunque cualquier persona puede desarrollar aftas, las mujeres son más propensas a contraerlas que los hombres. Pero cuando ellos las padecen, su posibilidad de reaparición es mayor.

 

Tratamiento

Si se instaura un tratamiento, este irá encaminado a disminuir y aliviar el dolor e inflamación del afta, evitar la infección y retrasar recidivas.

Pueden emplearse colutorios a base de antisépticos (clorhexidina, povidona, etc.) para evitar sobreinfecciones, corticoides tópicos (hidrocortisona, triamcinolona), anestésicos locales (lidocaína) o geles de ácido hialurónico que ayudan a la cicatrización. Para casos severos se ha indicado la administración de algunos fármacos como la colchicina, la prednisona oral, la azatioprina o el aciclovir. 

Para mejorar la sintomatología de las aftas también se recomienda evitar la ingesta de alimentos duros, comidas o bebidas ácidas, saladas, picantes, etc. Se recomienda ayudarse de una pajita para beber y evitar de esta forma el contacto con la boca en caso necesario. Hay que evitar el estrés. Además es necesario mantener una buena higiene bucal.

SOBRE ESTE BLOG

El Blog de la Salud Bucal ofrece contenidos sobre salud bucal, sobre situaciones del día a día y soluciones adaptadas a cada necesidad bucodental. Contamos con la experiencia de DENTAID, compañía pionera en investigación, desarrollo y comercialización de productos especializados en salud bucal a nivel internacional.